Please assign a menu to the primary menu location under MENU

Política

Treinta y cuatro cosas que no sabía de los resultados de las elecciones a Senado

Segovia, municipio antioqueño afligido por la violencia y múltiples conflictos en torno a la explotación aurífera, cuya última noticia dio cuenta de nueve personas heridas por un artefacto explosivo que estalló en una manifestación política del Partido Conservador, ha variado su preferencia electoral entre el Partido Liberal, ganador en 2010; el Partido Conservador, ganador en 2014; y ahora el Polo Democrático. Un caso similar presenta Magangué en Bolívar, donde el desaparecido Partido de Integración Nacional (PIN) fue mayoría en 2010 y usaba símbología amarilla; el azul conservador prevaleció en 2014 y el rojo liberal fue el favorito el pasado 11 de marzo.

Tunja reverdece

Luego de haber sido contagiada por la ‘Ola Verde’ en 2010, Tunja pasó a respaldar mayoritariamente al partido de la U en 2014 al Senado, pero en 2018 volvió por las sendas de la ahora Alianza Verde. Boyacá tuvo el mismo comportamiento en los municipios de Arcabuco, Berbeo, Chivatá, Cómbita, Cucaita, Gachantivá, La Uvita, Miraflores, Oicatá, Paez, Paipa, Ramiriquí, Ráquira, Samacá, San Eduardo, Siachoque, Soracá, Villa de Leiva y Zetaquirá. El mismo fenómeno se presentó en el municipio de Cota, en Cundinamarca, que votó por el Partido Verde en 2010, cambió a favor del Partido Liberal en 2014 y ahora regresa con la Alianza Verde.

‘La cucharita’ se le voló

Saboyá, municipio boyacense con mayoría conservadora en 2010 y 2014, cambió su respaldo por la Alianza Verde. Este municipio, famoso por la popular canción del maestro Jorge Velosa llamada La cucharita, fue uno de los diez fortines que los azules cedieron a los verdes en Boyacá, además de Boavita, Briceño, Busbanzá, Floresta, Santa María, Santa Rosa de Viterbo, Sátivasur, Tibazosa, Tinjacá, Tuta, Úmbita. Lo mismo le pasó al Centro Democrático con Duitama, El Espino, Labranzagrande, Pachavita y Tenza; y al Liberal con Jenesano, Maripi, Motavita, Pisba y Tasco. Nariño no fue la excepción: el conservador municipio de Tumaco  pasó a ser ahora fortín de la Alianza Verde.

Santander ya no es de Opción Ciudadana

El Partido Liberal recuperó varios municipios de Santander que venían bajo dominio del partido Opción Ciudadana, que se quedó sin representación en el Congreso en ese departamento. Girón y San Gil fueron los municipios más importantes que le ganó el liberalismo a Opción Ciudadana, siguiendo con Betulia, Concepción, El Carmen, El Guacamayo, Los Santos, Oiba, Palmar, Puerto Parra, Puerto Wilches y Valle de San José. Cambio Radical también perdió el dominio que tenía en Contratación, Curití y Hato, ganados ahora por el liberalismo.

Quindío se vistió de rojo

Buenavista, Córdoba, Montenegro y Quimbaya son tres municipios de Quindío fieles a Cambio Radical desde 2010, que esta vez optaron por apoyar al Partido Liberal. En el mismo Departamento sucedió también con Calarcá, Génova y Pijao, que venían de ser fortines uribistas. El Partido Liberal también se hizo a la mayoría en el municipio conservador de La Virginia (Risaralda), Marmato y Villa María en Caldas donde prevalecía la U, partido que también perdió el liderazgo en Anzá (Antioquia), Miranda (Cauca), Moñitos (Córdoba) y Aipe (Huila). La Alianza Verde perdió a El Encanto, municipio de Amazonas.

Caquetá volvió con el partido Liberal

El Partido Liberal recuperó la plaza de Cartagena del Chairá del transitorio paso de los conservadores, y las de Puerto Rico y San Vicente del Caguán que habían sido cautivadas por el Centro Democrático en 2014. En Antioquia, los liberales le quitaron al Partido Conservador el liderazgo en Murindó y Valdivia, y al Centro Democrático en Betulia, Fredonia, Hispania y  Turbo. La Salina en Casanare y Yaguará en Huila fueron otras dos recuperaciones del liberalismo que habían sido lideradas en 2014 el partido Conservador.

El Paso, de nuevo con Cambio Radical

El Paso, municipio de Cesar que en 2010 le votó mayoritariamente a Cambio Radical, había cedido su preferencia a la U en 2014 y le devolvió el favoritismo a la lista al Senado de sus originales dirigentes. Otros municipios donde Cambio Radical volvió a ser mayoría fueron La Pedrera, en Amazonas; San Estanislao y Soledad, en Atlántico; Guataquí y Morroa, en Sucre; Carurú y Taraira, en Vaupés.

Quibdó, de la U a Liberal

Quibdó es la ciudad capital que congregaba la mayoría de la votación para el partido de la U desde 2010. Ahora le entregó el liderazgo político al Partido Liberal. Además de Nuquí, en Chocó, el partido Liberal le quitó el liderazgo que tenía desde 2010 a la U en los municipios de Barranca de Upía, Cabuyaro, Fuente de oro, Mapiripán, Mesetas, Puerto Lleras y San Carlos de Guaroa en Meta y Montelíbano y San Antero en Córdoba. También perdió la U a manos del liberalismo la mayoría de votos en Puerto Nariño (Amazonas), San Vicente (Antioquia), Risaralda (Caldas), Baraya (Huila), El Molino (La Guajira) y Bochalema (Norte de Santander).

La Estrella, de azul a roja

En Antioquia se suman al resultado de La Estrella los municipios conservadores de Briceño, El Bagre e Ituango. En Bolívar le tocó el turno al liberalismo en Calamar, Morales y Simití; en Cundinamarca a San Miguel de Sema; en Caldas a La Merced, Marulanda y Salamina; en Caquetá a Milán; en Cauca a Inzá; en Guaviare a Miraflores; en Huila a Altamira, Guadalupe y Palestina; en Nariño a Consacá,  Gualmatán y Los Andes; en Norte de Santander a Cácota y Toledo; en Risaralda a Apía y Pueblo Rico. El Partido Liberal le quitó además a Cambio Radical su liderazgo en Nariño (Cundinamarca) y Yumbo (Valle).

La ‘patria chica‘ del coronel Aguilar, en manos del liberalismo      

Llegó a su fin la predilección de los habitantes de Suaita, en Santander, por el partido Opción Ciudadana. La mayoría de la votación, que había sido en 2010 y 2014 para el senador de esa agrupación Mauricio Aguilar Hurtado, hijo del exgobernador oriundo de ese municipio, Hugo Aguilar, la recogió el Partido Liberal. Lo mismo sucedió en el también municipio santandereano de Pinchote, de donde es oriunda la coequipera a la Cámara de Representantes de Aguilar Hurtado.

Olaya Herrera, ahora es Conservador

En Nariño, Olaya Herrera no solo es un municipio que rinde homenaje a un expresidente liberal, sino que venía en 2010 apoyando mayoritariamente al partido del célebre mandatario; pero en las elecciones del pasado 11 de marzo fue el partido Conservador el que se llevó los votos. Igual destino registró Gómez Plata en Antioquia y Planadas y Rioblanco en Tolima. La U perdió con el partido Conservador sus bastiones cundinamarqueses de Gachancipá, Guatavita y Suesca; el de Santa Lucía en Atlántico, Uribia  y Villanueva en La Guajira y Labateca en Norte de Santander. San José de Miranda en Santander dejó de ser favorable a Opción Ciudadana.

El nuevo Gramalote, tuvo un Cambio Radical

La tragedia que arrasó con Gramalote en Norte de Santander fue superada, y la reconstruida población de tradición conservadora, le dio por primera vez su respaldo en las urnas a Cambio Radical. El mismo resultado se repitió en las plazas conservadoras del departamento: Ábrego, Bucarasica, Chinácota, Convención, Cucutilla, Gramalote, Herrán, Ocaña, Pamplona, Ragonvalia y Tibú, tambié en Norte de Santander; y desplazo al Polo Democrático en El Tarra. El otro partido que cedió posiciones frente a Cambio Radical fue Opción Ciudadana, que en Sucre perdió a Buenavista, Coloso, Corozal, Chalán, La Unión, Majagual, Ovejas, Palmitos, San Benito Abad, y San Pedro. Cambio Radical también superó en Sucre a la U en San Marcos y al partido Liberal en Sincé.

Cauca y Santander le sumaron a Cambio Radical

La mayor pérdida del partido Liberal frente a Cambio Radical la sufrió en Cauca, con sus plazas de Almaguer, Argelia, Balboa, Cajibío, Florencia, Patia, San Sebastián y Tambo; mientras que los conservadores perdieron el liderazgo de Piendamó y Santo Domingo. Tambipen perdieron los liberales en Santander a Enciso, Florián y Jesús María, que pasaron a respaldar a Cambio Radical con Barbosa, donde la U tenía la prevalencia. Opción Ciudadana perdió para Cambio Radical las mayorías en San Miguel y Santa Helena del Opon; y el histórico fortín conservador de Jordán cayó para favorecer a Cambio Radical.

Otros municipios donde llega el liderazgo de Cambio Radical por primera vez es a Chinavita, Corrales, Gámeza, Paya, Rondón, Sutatenza y Topaga en Boyacá; Tarapacá en Amazonas; Malambo y Sabanalarga en Atlántico; Becerril, San Alberto y San Diego en Cesar; San Juan del Cesar y Urumita en La Guajira; Cerro San Antonio y Pivijay en Magdalena; Chima en Córdoba; Atrato en Chocó, La Argentina en Huila; Granada en Meta y San Andrés, capital del Archipiélago.

Nariño y Antioquia, azul de metileno

Nariño cuenta con 26 municipios donde el partido Conservador mantiene su liderazgo. Se trata de Acuyá, Arboleda, Buesaco, Contadero, Córdoba, Cuaspud, Cumbitara, Chachagüí, El Rosario, El Tambo, Guachucal, Guaitarilla, Iles, La Florida, La Llanada, La Unión, Leiva, Mosquera, Francisco Pizarro, Puerres, Pupiales, Samaniego, San Bernardo, San Lorenzo, Túquerres y Yacuanquer. Le sigue Antioquia que contabiliza veinte municipios leales al conservatismo, como son Abriaquí, Alejandría, Angostura, Cañasgordas, Caracolí, Cocorná, Giraldo, Granada, Heliconia, Liborina, Maceo, Puerto Triunfo,  Sabanalarga, San Carlos, San Francisco, San Luis, San Rafael, Támesis, Uramita y Valparaiso.

Tolima, Valle y otras plazas conservadoras  

El tercer departamento con municipios que se mantienen leales al partido Conservador es Tolima con Alpujarra, Anzoátegui, Casabianca, Fresno, El Guamo, Herveo, Ortega, Purificación, Roncesvalles, Rovira, Saldaña, San Antonio, San Luis, Santa Isabel, Valle de San Juan y Villahermosa. Valle aporta ocho con Argelia, Caicedonia, El Águila, El Dovio, Riofrío, Roldanillo, Ulloa y Vijes. Le sigue Huila con Natagá, Paicol, Palermo, Pital, Tarqui, Tesalia y Teruel; Norte de Santander con El Zulia, La Playa, Lourdes, Pamplonita, Santiago y Villacaro; Boyacá con Garagoa, Guayatá y La Capilla. Cierra la lista de bastiones conservadores Piojó en Atlántico, Mompós en Bolívar, La Montañita en Caquetá y
San Francisco en Putumayo.

Popayán, estirpe Liberal

Popayán, ciudad capital de Cauca, también lo es del partido Liberal. No solo han visto la luz en su jurisdicción los expresidentes liberales Tomás Cipriano de Mosquera, José Hilario López, José María Obando, Ezequiel Hurtado, Víctor Mosquera y Carlos Lemos, sino que la ciudad y el departamento se mantienen fieles a esa línea política. Caloto, Corinto, Guachené, Jambaló, La Sierra, Páez, Santander de Quilichao, Toribío y Totoro se suman a la relación de municipios fieles al partido Liberal.

Santander y los liberales constantes

Chima, Cimitarra, Encino, Guapotá, Guavatá, Puente Nacional y Ocamonte, Sabana de Torres, Simacota, Tona y Vélez son once municipios de Santander donde el partido Liberal no ha perdido su liderazgo. Le siguen Anorí, Armenia, Cáceres, Caicedo, Carepa, Dabeiba, Frontino y Tarazá en Antioquia; Algeciras, Colombia y Rivera en Huila; Orito, Puerto Caicedo y Villa Garzón en Putumayo; Balboa y Quinchía en Risaralda; Alvarado y Coyaima en Tolima; Pácora en Caldas; Ricaurte en Cundinamarca; Barbacoas en Nariño; El Carmen en Norte de Santander y Circasia  en Quindío.

Los gobiernistas de la U

A pesar del giro en su orientación política, el partido de la U mantiene su liderazgo en 47 municipios desde las elecciones de 2010, año en que alcanzó la mayoría del Congreso y el poder central. Meta congrega a la mayor cantidad de municipios leales a la U con Castilla La Nueva, El Castillo, El Dorado, Puerto Concordia, Puerto Gaitán, Puerto López, Puerto Rico y Vistahermosa; le sigue Cundinamarca con Gachalá, Guaduas, Guayabetal, Nemocón, Paime, Paratebueno, Tabio, Villagómez; Córdoba es tercero con Chinú, Ciénaga de Oro, La Apartada, Moñitos, Purísima y Sahagún;  Belalcázar, Neira, Palestina, Samaná y Victoria en Caldas; Arboletes, Guatapé, Necoclí y San Juan de Urabá en Antioquia; Acandí, Bojayá, Riosucio y San José del Palmar en Chocó; Fundación, Guamal y San Zenón en Magdalena; Palmira, El Cerrito y Yocoto en Valle, Sabanagrande y Suán en Atlántico. Cierran La Paz en Cesar, La Jagua del Pilar en La Guajira y Caimito en Sucre.

Puede interesarle: El fin de la era Ñoño Elías en el Congreso

La reconquista conservadora de cuatro capitales

El partido Conservador había perdido en 2014 el liderazgo de las ciudades de Cúcuta, Mocoa y Pasto para cedérselo al partido Liberal, así como el de Armenia, donde la mayoría de la votación se la llevó el Centro Democrático. Además, el conservatismo recuperó el liderazgo perdido en 2014 en los municipios de Arbeláez, Cáqueza, Carmen de Carupa, Choachí, Gachetá, Gama, Gutiérrez, La Peña, Quetame, San Bernardo, Sasaima, Sibaté, Suesca, Ubalá y Ubaque en Cundinamarca; Barbosa, Campamento, Guadalupe, Itagüí, Remedios y Toledo en Antioquia; Albán, El Charco, Imués, Linares, Policarpa, Potosí, Ricaurte, Roberto Payán, San Pablo, San Pablo de Cartago y  Santa Cruz en Nariño; Lérida, Murillo, Palocabildo, Prado y Suárez en Tolima; Lorica, Momil, Planeta Rica y Valencia en Córdoba; Acevedo, Agrado, Íquira y Oparapa en Huila; Arboledas, La Esperanza y Sardinata en Norte de Santander; Guática y Marsella en Risaralda; Floridablanca  y Galán en Santander, Bolívar y Restrepo en Valle; Viterbo en Caldas, Santa María en Magdalena y Santiago en Putumayo.

‘Mano firme’ a Barranquilla y Villavo

El partido Conservador perdió en el departamento de Atlántico a su capital Barranquilla, y el partido de la U le cedió al Centro Democrático la mayor votación en Villavicencio, Acacías, Cumaral, Guamal, Lejanías, San Juan de Arama y San Martín de los Llanos en Meta. El Centro Democrático recibió la mayoría de votos por primera vez en los municipios de Bello, Donmatías, Entrerríos, Jardín, Nariño, Sabaneta, San Andrés, San Pedro, San Roque, Santa Rosa de Osos, Santuario y Tarso en Antioquia; Chita, Chitaraque, Coper, Firavitoba, Jericó, La Victoria, Mongua, Monguí, Muzo, Pauna, Pesca, Socotá y Viracachá en Boyacá; Cachipay, Chocontá, Guasca, La Vega y Villapinzón en Cundinamarca; Chitagá y Silos en Norte de Santander; Ayapel en Córdoba; Garzón en Huila y Santuario en Risaralda.

Puede leer: Char y Barguil, los nuevos barones electorales de la costa

No todo fue pérdida para la U

A pesar de las numerosas plazas perdidas, el partido de la U obtuvo por primera vez la mayoría de votos para Senado en Carolina, Olaya y San José de Montaña en Antioquia;  Manatí, Cubará y San Martín de Loba en Cesar; Cerinza, Santa Sofía y Susacón en Boyacá; Fúquene, Tibacuy y Tocaima en Cundinamarca; Andalucía, La Victoria y Versalles en Valle; Providencia y Sapuyés en Nariño; Aranzazu en Caldas, López en Cauca; Melgar en Tolima y Mistrató en Risaralda.

Bolívar, de la U uribista a la Santista

El partido de la U recuperó el liderazgo perdido en 2014 en Palmar de Varela, Barranco de Loba, Hatillo de Loba, Margarita, María La Baja, Pinillos, Regidor, Rioviejo, Santa Catalina y Talaigua Nuevo en Bolívar; El Peñón, Fusagasugá, Granada, Silvania, Útica y Vergara en Cundinamarca; Bahía Solano, El Carmen, Medio San Juan y Cacahual en Chocó; San Juanito en Meta; Colón en Nariño;  Andes y Urrao en Antioquia; Arauquita en Arauca; Manzanares en Caldas; Puerto Colombia en Guainía, Santa Ana en Magdalena y Cartago en Valle.

‘Los quíntuples’ de Cambio Radical

El Espinal en Tolima es uno de  de los cinco municipios donde la mayoría se ha mantenido fiel a Cambio Radical en las elecciones de Senado desde 2010. Se le suma Campo de la Cruz y Candelaria en Atlántico así como Charta y San Benito en Santander.

En Arenal, volvió el PIN

El antiguo Partido de Integración Nacional, que se transformó en Opción Ciudadana, recuperó sus mayorías en Arenal, municipio de Bolívar que había optado en 2014 por apoyar al Polo Democrático; y le quitó la prevalencia a los conservadores en El Peñón (Bolívar) y en Ciénaga (Boyacá). También le ganó a la U en Albania, Barrancas, Distracción y Hato Nuevo en La Guajira, y Puerto Escondido en Córdoba.

Moniquirá y Apartadó retornaron al uribismo

Luego de haber apoyado a la Unidad Nacional de 2010, la mayoría de la votación de Moniquirá (Boyacá) al Senado la logró Opción Ciudadana en 2014, pero retornó su apoyo mayoritario al Centro Democrático en 2018. Otro caso similar fue el de Apartadó en Antioquia, que había votado para Senado con el partido de la U en 2010 y 2014.

San José de Pare y Sotaquirá, bastiones verdes

Desde 2010, ningún partido destrona al antiguo partido Verde y actual Alianza Verde en los municipios boyacenses de San José de Pare y Sotaquirá.

San Calixto, patrono del Polo

San Calixto en Norte de Santander es el único municipio de Colombia en el que el Polo Democrático ha mantenido la mayor votación para Senado desde 2010.

Los ‘decentes’, mayoría en Santa Rosa de Cabal

Santa Rosa de Cabal en Risaralda pasó de darle la mayor votación de Senado al partido Conservador en 2010 y al Centro Democrático en 2014, a la ‘lista por la decencia’ el pasado 11 de marzo, conformada por la Alianza Social Independiente ASI, el Movimiento Alternativo Indígena y Social MAIS y la Unión Patriótica UP.

Bucaramanga, capital del Polo Democrático

Bucaramanga fue la única ciudad capital donde la mayoría de la votación al Senado se la llevó el Polo Democrático, dejando atrás el liderazgo ejercido por el partido Liberal en 2010 y 2014. Lo mismo sucedió con Piedecuesta, ciudad perteneciente del Área Metropolitana de la capital de Santander.

Medellín, capital del uribismo

Medellín ha mantenido su respaldo mayoritario a los candidatos al Senado fieles al expresidente Álvaro Uribe Vélez desde 2010. La mayoría de su votación fue para los candidatos al senado del Partido de la U en 2010 cuando seguía la orientación del exmandatario, y luego para los de Centro Democrático en 2014 y 2018. Este mismo resultado se refleja en la expresión de los municipios antioqueños de Carmen de Viboral, Chigorodó, Concordia, La Ceja, La Pintada, La Unión, Retiro, Rionegro, Salgar, Titiribí y Yarumal .

Florencia, segunda capital uribista

Florencia es la segunda ciudad en importancia de Colombia que mantiene sus mayoría a favor del uribismo. A nivel municipal continúan la lista Anolaima, Bojacá, Chía, El Rosal, Facatativá, Mosquera, Puerto Salgar, Rafael, Subachoque, Tenjo, Ubaté, Vianí, Villeta y Viotá en Cundinamarca; Campohermoso, Chiquinquirá, Pajarito, San Luis de Gaceno y San Pablo de Borbur  en Boyacá; Cravo Norte y Puerto Rondón en Arauca; La Primavera y Santa Rosalía en Vichada, y Belén de los Andaquíes en Caquetá.

Casanare, uribista por excelencia

Aguazúl, Chámeza, Hato Corozal, Maní, Monterrey, Nunchía, Paz de Ariporo, Pore, Tauramena, Trinidad y Villanueva son 11 de los 19 municipios de Casanare donde el uribismo ha sido mayoría para Senado desde las elecciones de 2010. Además, los resultados del pasado 11 de marzo le dejaron al Centro Democrático la mayoría de la votación en todos los municipios del Departamento, a excepción de La Salina, donde ganó el partido Liberal.

Pensilvania, firme con Uribe

Pensilvania es un municipio de Caldas, tierra natal del exministro y excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga. Su preferencia política se mantiene fiel a las banderas del expresidente Uribe, como sucede en Anserma, Marquetalia, y Riosucio, ubicados en el mismo departamento.

El municipio más pobre, de nuevo conservador
La población de Río Quito, en Chocó, vive con el 98 por ciento de sus necesidades básicas insatisfechas. Su situación se conoció con la visita que los magistrados de la Corte Constitucional hicieron al lugar en enero de 2016, para constatar de manera directa la miseria que le ha dejado la violencia y la minería criminal a este municipio, que en 2010 le apostó al partido d la U y que en 2014 y en as elecciones que acaban de concluir, apoyó mayoritariamente al Partido Conservador.
Fuente: semana.com

Leave a Response