A partir de 2017, los colegios del municipio del municipio de Rionegro no tendrán uniformes de gala y algunos de ellos, desde este año, tienen la libertad de suprimirlo y dejar como único requisito el uso del denominado “uniforme de educación física”, compuesto por sudaderas, camisetas y tenis.

La orden fue dada por la Secretaría de Educación, luego de que ninguna niña se inscribiera en la convocatoria de bicicletas públicas que se abrió hace algunas semanas.

Yised Baena, secretaria de Gobierno del municipio, le explicó a EL COLOMBIANO que los 16 colegios oficiales del municipio harán parte de una prueba piloto de universalización del transporte alternativo, en la que los niños tendrán bicicletas entregadas en comodato durante un año para facilitar el transporte entre sus casas y lugares de estudio.

“Cuando abrimos la convocatoria, ninguna niña se inscribió y al revisar qué pasaba, nos encontramos con que para muchas de ellas era incómodo usar las bicicletas con los uniformes de gala, que están compuestos por faldas. Y luego, al hablar con las nutricionistas del Plan de Alimentación Escolar, detectamos también que ellas participan menos en las actividades físicas por la misma razón, entonces decidimos suprimir ese requisito”, explicó la funcionaria.

La estrategia, anunciada a los estudiantes en la última semana, funcionó: de 0 a 40 % subió la participación femenina en el proyecto, que arrancará en los próximos días.

Baena confirmó que ya están listas 200 bicicletas compradas con recursos del municipio, y que este mes deberán llegar los recursos para otros 280, adquiridos ante el Ministerio de Educación mediante la convocatoria de permanencia en la media (que beneficia a estudiantes de los grados noveno, décimo y once).

“Este proyecto de bicicletas y la eliminación del uniforme de gala significa inclusión, equidad, igualdad de oportunidades para las niñas en diferentes temas como el transporte, el deporte. Yo estoy segura de que el uniforme no es lo que hace a un alumno buen estudiante, ni lo que mejora los índices de calidad en la educación”, agregó Baena.

Carlos Cadena, líder del colectivo La Ciudad Verde que impulsa el uso de la bicicleta en Medellín, celebró que otros municipios promuevan alternativas de transporte saludables y sostenibles. “La idea es que ellos se empoderen de su bicicleta y se puedan sentir libres de movilizarse por su municipio en bicicleta, es una decisión acertada del municipio”, dijo.

Cadena explicó que parte de las campañas de uso de bicicleta es que la gente “no tenga que disfrazarse de deportista de alto rendimiento para usarla, sino usar la ropa que normalmente lleva”, dijo Cadena. Sobre las faldas, aseguró que la sugerencia es que las bicicletas tengan una barra baja para que ellas puedan montar la bicicleta cómodamente.

EL COLOMBIANO