1e3a634491099a28246b6112faaa4a6f[1]

En la noche de este martes falleció Camila Abuabara, la joven que protagonizó el procedimiento médico más luchado ante una EPS y la justicia colombiana en los últimos años. La estudiante de derecho de 24 años murió a causa de leucemia —un tipo de cáncer en la sangre que hace que se generen células inmaduras e inadecuadas para el normal funcionamiento del organismo— detectado en julio de 2010. Según las primeras informaciones, Abuabara sufrió una recaída en la tarde de este martes por lo que fue ingresada a la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Las Américas en Medellín.

Luego de una fuerte controversia para la realización de un trasplante de médula con la EPS Sanitas y múltiples acciones ante los tribunales de justicia, el procedimiento se efectuó el pasado viernes 19 de diciembre en Colombia, por el equipo médico encabezado por el hematólogo y oncólogo Amado Karduss Ureta. Una complicación pulmonar y una bacteria en su sistema digestivo habría complicado la recuperación tras dicho procedimiento, lo que sería la causa de su muerte.

El nombre de la joven se volvió recurrente en los medios de comunicación del país después de ésta emprendiera su lucha por la vida a través de redes sociales hasta convertir su caso en referente internacional. Su caso cobró relevancia después de que emprendiera una nueva acción para lograr que la EPS Sanitas le permitiera eltrasplante de médula ósea en Estados Unidos. Además de la campaña emprendida por la joven en las redes sociales y una petición directa al gobierno, la joven denunció múltiples dilaciones de la EPS, de ahí que el 5 de febrero de 2014 a través de su apoderada solicitara mediante un derecho de petición la posibilidad de un tratamiento experimental en el extranjero como una forma de compensar los daños causados que le representó la demora en el trámite por parte de la EPS Sanitas al posponer el trasplante.

Sin embargo, para el 20 de octubre de 2014, la EPS negó la petición, argumentando que el procedimiento estaba excluido del plan obligatorio de salud del régimen contributivo y por ello no era posible cubrir el servicio.

La historia de Camila no acabaría ahí, el 1 de noviembre de 2014, su abogado interpuso una acción tutela para que se permitiera el trasplante de médula en EE.UU., un hecho que resultó favorable en noviembre 5 de ese mismo año cuando el juez 28 penal municipal de garantías quien ordenó a la EPS autorizar de manera inmediata el procedimiento.

Sin embargo, el 18 de noviembre de 2014, en segunda instancia el juez ordenó que el trasplante debía realizarse en Colombia, por lo que se autorizó dicho procedimiento en la ciudad de Medellín.

Para la fecha, el Ministerio de Salud se pronunció sobre el mediático caso explicando que los amplios gastos derivados del tratamiento no podían ser cubiertos con dineros públicos (más de 4 mil millones de pesos que deberían ser pagados por el Fosyga, que administra los dineros de la salud de los colombianos), poniendo en la palestra pública el debate de si debía autorizarse dicha suma o no para el procedimiento de Abuabara en el exterior.

Las frases de la paciente

Días antes de que un juez autorizara el trasplante de médula a Camila Abuabara, la joven estudiante habló con El Espectador. Aquí algunas de sus expresiones más relevantes con este diario.

“Mi hermano ya donó una vez, pero fracasó porque Sanitas lo autorizó muy tarde”.

“El medicamento hace que se me olviden las cosas”.

“Yo estoy en tercera recaída, las recaídas en el cáncer que tengo lo hacen peor”.

“Nunca han hecho un trasplante de tercera recaída en Colombia, allá desahucian pacientes en segunda recaída”.

“Yo empecé con el blog y Twitter y empezamos haciendo unas campañas en pro de la salud sin imaginarme que me iban a desahuciar”.

“Soy 50% compatible con mi hermano, y ha sido muy difícil conseguir un donante, necesitamos que el médico tenga mucha experiencia”.

Fuente:  El Espectador