POR: WILLIAM CANO MORENO

En Consejo Departamental del Riesgo acordó dragado en las zonas críticas del río Magdalena y el Canal del Dique, y construcción de pozos profundos, entre otras medidas.

El Consejo Departamental de Riesgo declaró al Atlántico en estado de calamidad pública, a raíz del “alto impacto” que está teniendo el fenómeno de El Niño en esta sección del país, según informó el gobernador José Antonio Segebre, quien presidió la reunión realizada ayer en el edificio de la administración departamental.

Segebre explicó que las acciones que adoptarán contemplan dragado en las zonas críticas del río Magdalena y el Canal del Dique; colocación de motobombas para llevar agua hacia el embalse de Guájaro; limpieza de canales en los distritos de riego; y construcción de pozos profundos.


Aspecto de la reunión.

Con estas medidas, según el mandatario, no solo buscan contrarrestar los efectos del fenómeno natural sino, además, dejar una “hoja de ruta” que para las próximas administraciones.

“Con los dragados queremos mantener la navegabilidad y el flujo de agua que abastece los acueductos de municipios como Santa Lucía, Repelón, Manatí y algunas poblaciones de Bolívar y Magdalena. Así se evitará que se afecten las comunidades de estas poblaciones”, explicó el gobernador del Atlántico.

El viernes pasado, tras la sesión del Comité de Manejo de Desastres, el mandatario había anunciado que destinarían 500 millones de pesos para inyectar agua al embalse El Guájaro desde el Canal del Dique con un sistema de motobombas. Lo anterior, dado que el nivel del cuerpo de agua estaba en 2 metros con 80 centímetros, cuando para esta época debería estar por encima de los 4 metros, según la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA).

Sobre la ubicación de motobombas en el embalse, Segebre indicó que con la medida buscan evitar que continúen bajando los niveles y ocurra lo mismo que en el lago de El Cisne, cerca de Barranquilla, que se encuentra totalmente seco desde hace unos meses.

Más medidas

El mandatario departamental también anunció trabajos de limpieza de los canales de acceso al embalse del Guájaro y la construcción de dos pozos profundos, uno en Luruaco y el segundo en el corregimiento de Palmar de Candelaria, buscando con ello abastecer  los acueductos en estos sectores.

Para el alcalde de Luruaco, Mufith Juan Hanna, el tema con la laguna de ese municipio es el “más crítico” del departamento, por sus bajos niveles. De hecho, este es uno de los cuatro municipios, junto a Baranoa, Piojó y Tubará, que ya tenían declaratoria de calamidad pública por la sequía.

Por su ubicación, la laguna de Luruaco no está conectada a través de caños con el complejo de ciénagas a la orilla del río Magdalena, por tanto, sus únicas fuentes de abastecimientos son “algunos arroyos y los aguaceros”, así lo explicó Manuel Alvarado, ingeniero en hidráulica. Este cuerpo de agua es la única fuente de abastecimiento de agua para el acueducto municipal, que abastece a cerca de 26.000 habitantes.

Otras de las acciones adoptadas por el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo es la coordinación con el Ministerio de Agricultura para la adquisición de silos para los pequeños ganaderos en el mes de diciembre, con la posibilidad de contar con este mecanismo hasta en febrero.

Así mismo, Segebre manifestó que con la Cruz Roja tienen contratado hasta el mes de diciembre el suministro de agua permanente con planta de tratamiento a la población del corregimiento de Leña. “Con el Ejercito, Policía y Gobernación se mantienen los carro tanques de la Unidad Nacional de Riesgo para atender permanentemente a las poblaciones que se pueden ver afectada por falta de suministro de agua potable en las poblaciones del Atlántico y algunos vecinos del departamento de Bolívar”, agregó.

El gobernador sostuvo que en unos 15 días se realizará una cumbre con los Gobernadores  de Bolívar y Magdalena para trabajar conjuntamente y dejar acciones a los próximos mandatarios con el fin de que puedan actuar con respecto a los impacto generados por el fenómeno del Niño, que, según el Ideam, se extendería hasta el primer trimestre de 2016.