“Ya nadie me podrá quitar mi casa, esto es maravilloso”, fueron las palabras de Ramón Rada, un moreno canoso de 81 años, luego de recibir su título de vivienda a manos del alcalde de Barranquilla, Alejandro Char y la ministra Elsa Noguera.

Ayer fueron entregados unos 700 títulos de propiedad, que beneficiarán a igual número de familias de 35 barrios y tres localidades de la ciudad. Estas personas habitaron predios por más de 20 y hasta 40 años, pero sin el documento jurídico que los acreditara como dueños.

“Qué bonito venir a Barranquilla para hacer esta entrega. Muchas veces ustedes pintaron la casa e hicieron arreglos con la incertidumbre de si esa inversión  se iba a perder. Pues la casa ya es de ustedes”, expresó la ministra de Vivienda Ciudad y Territorio, Elsa Noguera, durante su discurso a la comunidad.

Explicó que ahora podrán acceder a los programas de mejoramiento y pedir préstamos a los bancos. “La buena noticia es que vendrán más familias que estarán igual de contentos que todos los que estamos hoy aquí reunidos”, expresó la ministra.

El evento se cumplió desde las 10 a.m. en el Centro Social Don Bosco, ubicado en Rebolo, en la localidad suroriente. De él participaron familias de los barrios José Antonio Galán, Santo Domingo de Guzmán, Las Flores, La Paz, Carrizal, Los Olivos etapa I y II, entre otros.

El alcalde Alejandro Char precisó que con la entrega masiva de ayer, ya son 3.700 los nuevos propietarios durante su administración y destacó que ahora “sí podrán acceder al programa de Mejoramiento de Vivienda”.

“Antes ellos no podían hacer parte de estos planes porque no tenían el título y nosotros como Estado no podíamos invertir en algo que era de un tercero, pero ahora podrán y tendrán su techo propio. No hay nada que unifique más a una familia que su casa”, explicó el mandatario ante los medios de comunicación.

Destacó que esta entrega masiva les permitirá a los ciudadanos suscribir acuerdos y créditos con el banco y resaltó que “podrán hacer crecer sus negocios y abrir las puertas financieras para la educación de sus hijos”.

FUENTE EL HERALDO