Luego de dos años de debates y ponencias, el proyecto 102 de 2015, que busca poner en cintura los abusos cometidos por las fotomultas en Colombia, está a la espera del último debate en la Cámara de Representantes que le permita convertirse en ley.

Por ahora, el último debate se encuentra en vilo, pues luego de su paso por la Comisión Sexta de la Cámara, los últimos ajustes tienen plazo de ser radicados hasta este lunes 12 de junio. De lo contrario, el proyecto se hundiría.

Para convertirse en una ley, al proyecto le hace falta un debate más. Algunas semanas atrás pasó por la Comisión Sexta de la Cámara donde se le sugirieron algunos cambios. Sin embargo, el senador Mauricio Aguilar, ponente del proyecto, sostiene que hay una gran preocupación, pues dichos cambios deben ser radicados el lunes próximo y están trabajando con el tiempo en contra.

“Esta Ley es algo que va a beneficiar a los colombianos y no queremos que muera después de tanto tiempo”, señalo el senador Aguilar.

El representante a la Cámara de Norte de Santander, Wilmer Carrillo, fue designado el primero de febrero como el ponente encargado para radicar la ponencia e iniciar el debate que permita dar avance al proyecto.

Anteriormente, voceros señalaron que el proyecto no había podido radicarse porque la ponencia llegó sin el concepto del Ministerio de Transporte; sin embargo, Mauricio Aguilar asegura que todo se encuentra en regla con el proyecto.

“Hemos realizado foros, audiencias, hemos invitado a todas las autoridades de tránsito, todo está en regla para que se dé la aprobación”, asegura Aguilar.

Si el Congreso no saca adelante este tema sería un mal mensaje para los ciudadanos

Desde el primer semestre de 2016 EL TIEMPO denunció las irregularidades que se vienen presentando en algunas ciudades. Por ahora, no se ha dado ningún avance en la ponencia.

“Si el Congreso no saca adelante este tema sería un mal mensaje para los ciudadanos, quienes están cansados de los abusos. No podemos ser inferiores a lo que los colombianos están pidiendo: que se regule el sistema actual de fotomultas”, señala Aguilar.

El proyecto fue radicado el 29 de septiembre del 2015, desde entonces, los debates han pasado por diferentes salas; en la actualidad, se espera que se pueda dar el último paso, ya que en menos de un mes se termina la legislatura y el proyecto de ley se hundiría.

La denuncia

Estas fotomultas, consideradas “tramposas” son aquellas que no están bien señalizadas, tienen las cámaras escondidas y juegan con las velocidad (en vía rápidas como dobles calzadas) para confundir a los conductores. Además, los contratos firmados para su implementación están a favor de los operadores: el recaudo es mayor para ellos que para los entes territoriales.

De acuerdo con el senador Mauricio Aguilar, este mecanismo ha recaudado un total de 353.552’812.357 pesos.

La denuncia empezó por parte de algunos alcaldes del país, quienes se unieron para alertar sobre esta situación donde un millonario ‘negocio’ beneficia más a las empresas privadas que a los propios municipios. Muchos avisaron que estos dispositivos instalados en sus pueblos y quienes aseguran que en algunas regiones se realiza una ‘cacería’ para buscar infractores y aumentar los recaudos.

Atlántico, Caldas, Santander, Cali y Medellín son algunos de los lugares donde todo tipo de denuncias -como fotomultas móviles, alteración en las cámaras y disminución en los límites de velocidad- se han presentado.

FUENTE EL TIEMPO