La Oficina de Prevención y Atención de Desastres del Distrito reportó quince casas con daños en caballetes. En lo que va de 2016, en Colombia se han registrado 24 vendavales.

Adriana Yance no paraba ayer de llorar porque su hijo de 5 meses de nacido había resultado ileso luego de que las láminas del techo cayeron en su cuarto, en medio del vendaval que este domingo azotó el barrio Evaristo Sourdis, en el suroccidente de Barranquilla, que causó daños en 36 viviendas.

Repetía una y otra vez, que no se explicaba cómo el menor se había salvado de una tragedia. “Yo estaba afuera de la casa, cuando vi que venía el remolino. Salí corriendo por mi hijo y encontré las dos láminas suspendidas sobre él. Estaban a tan solo 30 centímetros del bebé. Colgadas de un hilito”, comentó Yance, quien salió llorando de su vivienda con su hijo en brazos.

Habitantes de la calle 84B con carreras 9K, 9L, 10 y 11 perdieron la tarde de este domingo los techos de sus casas y otros bienes materiales.

Liceth Gutiérrez vive con once personas más en una vivienda ubicada en el Suroccidente de Barranquilla; ella asegura haber perdido diez láminas, tres caballetes, un televisor,  un ventilador, libros, una estufa y una nevera. Su sobrina Dayana Gómez recordó el instante que vivió en el interior de su casa. “Cuando sentí el estropicio salí corriendo para el patio, estaba acostada en esa cama en la que cayeron las láminas. Luego cayeron las demás en el patio y corrimos a la casa del vecino”.

Dos hombres recogen las láminas dañadas por el viento.

Otros afectados. La cocina de Liceth quedó completamente destechada, ahí aún habían rastros del vendaval. Sus implementos de cocina estaban mojados y las láminas quebrantadas todavía reposaban en el piso. “Vamos a dormir sin techo porque no hay plata para poner láminas”, comentó Gutiérrez.

Walter Acosta, otro de los afectados, aseguró que en su casa perdieron alrededor de 20 láminas de Eternit. “Cuando sentimos el estruendo estábamos en el cuarto y nos metimos debajo de las camas. Me tocó sacar a crédito 15 láminas porque no podemos dormir sin techo”, dijo Acosta.

Agregó que él y su familia están a la espera de una colaboración por parte del Distrito para pagar los gastos que le dejaron las fuertes brisas.

EL HERALDO visitó las casas destechadas de este sector para verificar los daños en las viviendas de las 36 familias. Al transitar por las calles aún había escombros de las láminas que “volaron y luego cayeron en el pavimento”, según versiones de los habitantes de este barrio, quienes observaban cómo los dueños de las viviendas acomodaban sus techos o los reemplazaban por láminas nuevas.

Entre las fachadas visiblemente afectadas está la del local comercial de Mauricio Gómez, quien habían cerrado el establecimiento antes de que ocurriera el fenómeno natural. Mauricio cuenta que perdió 4 láminas y 2 caballetes.

En la calle 85B con carrera 9K observan los daños.

Ayudas. Entretanto, la jefe de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres del Distrito, Ana Saltarín, informó que “se censaron 36 casas con daños en cubierta y 15 con caballetes. Mañana (hoy) procederemos a hacer el trámite para la entrega de ayudas”.

Añadió que esta es una de las zonas más afectadas por los fuertes vientos, por la topografía del suelo. Es por ello que recomienda que aseguren las cubiertas con ganchos y amarres, y que reemplacen las láminas en mal estado. Saltarín agregó que la entidad va a reponer los gastos de las personas que “ya gestionaron independientemente el reemplazo de las láminas”.

Vendavales en el país. Según la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, en Colombia se han registrado 24 vendavales este año.

Entre los departamentos con mayor afectación por las lluvias están: Meta, Cauca, Chocó, Risaralda y Cundinamarca.

En los que va corrido del año, el Gobierno Nacional ha invertido cerca de 600 millones de pesos en ayudas humanitarias de emergencia durante el transcurso de la primera temporada de lluvias.

Un total de 4.184 familias del país se han visto afectadas y se encuentran dentro de los reportes de cada Consejo Municipal de Gestión del Riesgo que atiende de manera inmediata las situaciones que se presentan en el territorio.

Según el informe, entre los desastres naturales más frecuentes están las inundaciones y los deslizamientos. Además reportó que 19.622 personas se han visto afectadas en los 107 municipios con registro de eventos de fenómenos naturales.