La Directora de la Fundación Proyecto Tití, Rosamira Guillén Monroy, recibió en Washington D.C., el premio al liderazgo ambiental en Latinoamérica, entregado por la National Geographic Society y The Howard G. Buffett Foundation, como reconocimiento a los esfuerzos de su equipo de trabajo para promover la conservación del tití cabeciblanco y de los bosques tropicales que son su hogar.

“Recibir este reconocimiento la mañana de hoy fue una emoción indescriptible y llegué a ese podio llena de agradecimiento por todo el equipo que día a día da todo de sí para cumplir con la misión de esta institución e igualmente a todos aquellos aliados y socios que han apoyado esta iniciativa y han creído en nosotros“, dijo Guillén a Zona Cero.

La Fundación Proyecto Tití es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja por la conservación del Tití Cabeciblanco (Saguinus oedipus), un pequeño primate que únicamente habita en el Caribe colombiano, y que se encuentra críticamente amenazado a causa de la extensiva deforestación de su hábitat y de su caza para el tráfico ilegal de especies silvestres como mascotas. “Esta es una misión que no podemos hacer solos sino que requiere de mucha gente comprometida y hemos sido muy afortunados en poder congregar a muchos en torno al tití y tener el reconocimiento de la National Geographic Society, que es un ícono a nivel mundial, es algo que nos llena de orgullo”, explicó Guillén.

Bajo el liderazgo de Rosamira Guillén, el equipo del Proyecto Tití ha consolidado una estrategia integral de conservación de este primate únicamente colombiano, que ha logrado proteger y restaurar bosques para el tití, generar información científica que aporte a su conservación, educar a niños y jóvenes en las comunidades rurales cercanas al bosque, y generar ingresos alternativos para las comunidades que ayuden a reducir la explotación no sostenible de los recursos del bosque como medio de subsistencia.

El premio National Geographic Society/Buffett es un importante reconocimiento a los esfuerzos del Proyecto Tití para garantizar un futuro a largo plazo para el tití cabeciblanco, y posicionarlo como un símbolo de la increíble biodiversidad de Colombia, y de uno de los ecosistemas más amenazados del país, el bosque seco tropical. Es también un reconocimiento a las alianzas efectivas que el Proyecto Tití ha logrado con las autoridades ambientales de nuestro país, con otras ONG’s ambientales y con las comunidades rurales que se han comprometido con la conservación de esta joya de la naturaleza colombiana.

La Embajada de Colombia en los Estados Unidos de América asistió al anuncio de este reconocimiento en el día de ayer, en apoyo a esta colombiana que nos llena de orgullo, y que hoy atrae la atención del mundo de la conservación hacia una de las especies más importantes de nuestro territorio, el tití cabeciblanco.

 

FUENTE ZONA CERO