Carlos Gutiérrez, el niño de 7 años de edad, que resultó con el 80 por ciento de su cuerpo con quemaduras cuando su padre preparaba un asado para festejar un cumpleaños, falleció este martes en la Clínica de La Costa de Barranquilla, 21 días después del fatídico acontecimiento.

El hecho ocurrió en la noche del 23 de mayo en la carrera 11 entre calles 5 y 6 del barrio Gaitán, del municipio de Sabanagrande, Atlántico.

El pequeño Carlos permanecía en la Unidad de Quemados de la Clínica de La Costa bajo revisión médica para salvarle la vida. Durante 21 días el niño luchó contra la muerte, pero la gravedad de las quemaduras le provocó un paro cardiorrespiratorio.

Los médicos de turno intentaron reanimarlo, pero después de varios minutos y no tener reacción positiva certificaron la muerte.

LOS HECHOS

El día de los hechos Fernando Gutiérrez, padre de Carlos y tío de Leonel De la Hoz de 6 años (fallecido), se encontraba preparando un asado para festejar el cumpleaños de un hijo de 17 años.

El adulto se encontraba solo en la vivienda con su hijo, y su sobrino, su esposa y el hijo que cumplía años habían salido a comprar el pudín. En un momento Fernando se fue para el patio a preparar el carbón para prenderlo en el anafe y asar la carne.

Aparentemente en medio de su ingenuidad, los niños se fueron detrás de él y se pusieron a un lado del señor. Justo en ese instante al parecer le arrojó un líquido inflamable provocando una pequeña explosión y una llamarada.

Los tres resultaron heridos, fueron llevados al hospital de Sabanagrande pero no duraron ni cinco minutos, según vecinos, porque ya estaba lista la remisión para Barranquilla. En ambulancias lo trasladaron hasta el Hospital Universidad del Norte, por la gravedad de las quemaduras los menores fueron remitidos a la clínica de la Costa. Horas después murió Leonel De la Hoz, el pequeño de 6 años.

En la madrugada de este martes murió el otro menor que había resultado herido. Su aún padre continúa recibiendo atención médica.

FUENTE EL UNIVERSAL