Encuesta de percepción Barranquilla Cómo Vamos indica que salud y educación son los sectores donde más se sienten satisfechos. Imagen favorable del alcalde es del 90%.

Los barranquilleros están satisfechos con su ciudad como un lugar para vivir, se mantiene el orgullo y aumenta la sensación de que las cosas van por buen camino. Estos son algunos de los resultados de la encuesta de percepción ciudadana Barranquilla Cómo Vamos (BcV) 2016, presentada ayer ante autoridades, empresarios, académicos, líderes de opinión y ciudadanía en general.

El sondeo de opinión también arrojó un 90% de imagen favorable para el alcalde Alejandro Char y que el 76% de los barranquilleros califican en forma positiva su gestión de gobierno.

Los resultados

 

Según la encuesta, mejoró el clima de opinión: quienes afirman que las cosas en Barranquilla van por buen camino crecieron del 61% en 2015 al 78% en 2016, y los que creen que van por mal camino bajaron del 39% al 22%.

También aumentó la satisfacción con Barranquilla como ciudad para vivir. Pasó del 76% en 2015 al 88% en 2016. Y los que se sienten orgullosos de Barranquilla aumentaron del 80% en 2015 al 87% en 2016.

La encuesta de percepción ciudadana ‘Barranquilla Cómo Vamos’, realizada entre el 15 de noviembre y el 6 de diciembre, se focalizó en temas como clima de opinión, situación económica y pobreza, educación, salud, servicios públicos, hábitat urbano, seguridad y cultura ciudadana, participación ciudadana, cultura, recreación y deporte, Transmetro, vías y movilidad, medio ambiente, instituciones, gobierno y ciudadanía.

Los resultados muestran que Barranquilla es una de las ciudades con “mejores índices en la reducción de pobreza en Colombia”: la situación económica registrada en este estudio indica que el 46% de los entrevistados dice que mejoró en el año 2016. Los que no se consideran pobres aumentaron de 76% a 86%, y los que se consideran pobres se redujeron de 24% a 14%.

Los que manifestaron que tuvieron que comer menos de tres comidas diarias en las últimas cuatro semanas se redujeron del 28% en 2015 al 14% en 2016, y los que no estuvieron en esa situación aumentaron del 72% al 86%.

Educación y salud

En materia educativa, el 97% de los niños y jóvenes entre 5 y 17 años asisten a establecimientos educativos. Globalmente, el nivel de satisfacción con la educación que reciben niños y jóvenes en establecimientos educativos, incluidos los públicos y los privados, es del 90%, mientras en el caso específico de la educación pública la satisfacción es del 87%. La satisfacción con la educación técnica, tecnológica o universitaria es del 92%.

En salud, están afiliados a entidades de seguridad social, como EPS o a través del Sisbén, el 95% de los encuestados, de los cuales el 60% en régimen contributivo, 37% en régimen subsidiado o Sisbén y 3% en régimen especial.

El nivel de satisfacción con el servicio de salud que los barranquilleros recibieron en el último año es del 74% y la satisfacción con el régimen subsidiado es del 73%, por encima del contributivo, que registró 68%.

Servicios

En cuanto a satisfacción con los servicios, gozan de una alta valoración por parte de los barranquilleros  Gases del Caribe, Sena y Triple A (Top 3 de las empresas con mayor favorabilidad) y hay un alto conocimiento y favorabilidad del Centro de Eventos del Caribe, entidad que ingresó este año a la encuesta. Electricaribe fue evaluada negativamente.

El hábitat urbano también mejoró: el nivel de satisfacción con el barrio donde vive pasó del 66% en 2015 a 82% en 2016. La satisfacción con los parques y zonas verdes es del 44%; con el alumbrado público, del 59%; con las vías, del 56%, y con el espacio público del 49%.

El 75% de los barranquilleros dijeron tener vivienda propia.

La satisfacción con la oferta cultural que hay en Barranquilla fue del 75% y la satisfacción con la oferta deportiva y recreativa fue del 76%. Ir a los parques alcanzó el 44% dentro de las actividades recreativas preferidas por las familias barranquilleras.

La sensación de seguridad también mejoró: en el barrio pasó de 49% en 2015 a 52% en 2016, mientras a nivel de la ciudad subió del 34% en 2015 al 42% en 2016. Los que dijeron que no han sido víctimas de algún delito en Barranquilla en el último año aumentaron de 79% al 85%, y los que dijeron haber sido víctimas bajaron del 21% en 2015 al 15% en 2016.

En los estratos bajos hay más percepción de inseguridad. Ante la pregunta de cuáles son los problemas más graves de seguridad en su barrio, el 72% respondió que los atracos callejeros, el 21% las pandillas, el 18% atracos a tiendas de barrios, el 17% drogadicción, el 10% tráfico de drogas, 8% asaltos a casas y 7% robo de autos.

En la encuesta también se indica que los problemas típicos de las urbes modernas (movilidad, seguridad, amenidad, medioamniente, calidad y cantidad de espacio público, son aquellos que se convierten en importantes desafíos para este 2017. En ese sentido, según Barranquilla Cómo Vamos, la capital del Atlántico tiene que empezar a focalizar el diseño de sus políticas públicas hacia una nueva visión de ciudad.

Sobre la encuesta, el alcalde Alejandro Char dijo que “estos resultados nos están diciendo que el modelo de gestión que implementamos en Barranquilla, de administración eficiente, de manejo adecuado de los recursos y su destinación a los más necesitados, sí funciona, o sea que estamos haciendo un buen trabajo”.

El mandatario distrital recordó que “hace 10 años Barranquilla buscaba más zonas verdes; nuevos espacios públicos; una mejor salud, porque la gente se moría en las puertas de los hospitales, y ni siquiera se hablaba de calidad en la educación, porque 60.000 niños estaban por fuera de las escuelas. Y hoy tenemos eso en buenos niveles, aunque necesitamos seguir avanzando y no podemos bajar la guardia”.

Urbe moderna 

En opinión de Rocío Mendoza Manjarrés, directora de Barranquilla Cómo Vamos, algunos de los datos relacionados con una visión más esencial o primaria de la calidad de vida urbana: salud, educación, pobreza y seguridad alimentaria, por ejemplo,  han venido mejorando año a año, fruto de las decisiones y prioridades de los gobiernos.

Agrega que a pesar de que persisten algunos retos, que el programa señaló en el reciente Índice de Progreso Social lanzado el año pasado, “la ciudad empieza a transitar a otro nivel”.

Trivia

En esta oportunidad, el público tuvo la oportunidad de participar en una trivia en vivo, desde sus teléfonos móviles, con el propósito de conocer la opinión de los ciudadanos sobre algunos temas consultados en la encuesta.

Se trata de un ejercicio innovador y del que surgirán nuevos experimentos, a lo largo del año. Ante la pregunta: Quisiera saber si en su opinión, las cosas en Barranquilla en general, ¿van por buen camino o por mal camino? Respondieron 562 personas, de las cuales el 97,15% dijo que van por buen camino y el 2,85% por mal camino.

Barranquilla Cómo Vamos es una iniciativa ciudadana que desde hace 10 años hace seguimiento y monitoreo a la calidad de vida urbana a través del análisis de indicadores técnicos y de percepción. Es una iniciativa de: Fundación Promigas, Fundación Corona, Cámara de Comercio de Barranquilla, Cámara de Comercio de Bogotá, EL HERALDO, ‘El Tiempo’ y la Universidad del Norte.

La captura de datos fue realizada mediante tabletas y fueron encuestados 1.252 hombres y mujeres, residentes en viviendas de estratos del 1 al 6. La universidad del Norte fue la encargada de aplicar la encuesta.

Transmetro: Fortalezas y retos

El gerente de Trasmetro, Ricardo Restrepo, calificó como satisfactorios y coherentes  los resultados de la encuesta. Transmetro presenta mejores resultados que en los dos últimos años, toda vez que en este periodo el nivel de satisfacción de usuarios aumentó en un 7%, con respecto al 2014. “Las estrategias que estamos implementando están impactando positivamente el Sistema, y esto se ha evidenciado en las cifras del Dane, según las cuales hemos sido, junto con el de Pereira, uno de los sistemas de mayor crecimiento en el 2016”.

Aunque la encuesta se realizó a finales de noviembre y principios de diciembre, temporada de baja estacionalidad para el Sistema, refleja las fortalezas y los retos que siguen, como el mejoramiento de la accesibilidad para personas en situación de discapacidad, y el comportamiento de los operadores.