Please assign a menu to the primary menu location under MENU

Educación

45 universitarios entre los mejores puntajes de las pruebas Saber Pro

El primer puesto a nivel nacional lo ocupó David Duque Caro, un barranquillero egresado de la Universidad del Norte del programa académico de Ingeniería Civil.

El departamento del Atlántico sacó su ‘casta’ en educación. El resultado del Examen de Estado de Calidad de la Educación Superior-Saber Pro —realizado en 2016— se dio a conocer, y en el listado figuran 45 atlanticenses entre los mejores puntajes a nivel nacional.

A través de una resolución expedida por el Ministerio de Educación Nacional, los egresados de cinco universidades del departamento y una de la ciudad de Bogotá, fueron exaltados por el mérito académico demostrado y a su vez se le fue otorgado el Premio Saber Pro. Los mejores puntajes recibieron esta semana un diploma y una medalla de reconocimiento.

David Duque Caro, un barranquillero de 22 años, egresado de la Universidad del Norte del programa de Ingeniería Civil, se llevó el primer puesto en todo el país con un puntaje de 255 en la pruebas.

Darío Cepeda Llinás y Manuel Mozo Gutiérrez, abogado e ingeniero químico, egresados de las universidades Norte y Atlántico, respectivamente, conforman también el selecto grupo de estudiantes del departamento con los mejores puntajes de los 242.629 estudiantes de 583 programas profesionales que hicieron la prueba.

“No cabía de la sorpresa cuando vi el resultado”

Darío Cepeda Llinás, un sabanalarguero de 22 años, egresado de la Universidad del Norte del programa de Derecho, obtuvo uno de los mejores puntajes (226) en las Pruebas Saber Pro 2016. “No cabía de la sorpresa cuando vi la hoja con los resultados de la prueba. En lo que pensé inmediatamente fue en la condonación del crédito que había adquirido para poder estudiar en la universidad”, relató Cepeda, sobre el momento en que conoció su puntaje en el Examen de Estado.

Este joven de la provincia, como se autocalifica, sostuvo que es de gran satisfacción el logro alcanzado y que es “un motivo más para trabajar por mi comunidad y tratar de generar un cambio positivo desde un aspecto jurídico”. Asimismo, indicó que para la prueba, la universidad “nos brindó todas las herramientas de preparación previa, que al momento de realizarla me sentía muy tranquilo”.

Actualmente, Cepeda Llinás está por culminar su especialización en Derecho Administrativo, para hacer la transición a una maestría en Derecho Público. Su mayor sueño es poder estudiar en el exterior, prepararse profesionalmente y regresar a su municipio para “contribuir a su desarrollo y trabajar con las comunidades”. Una de las reflexiones que consideró este sabanalarguero, es que para algunas personas puede ser solo una prueba más, pero para otros es algo fundamental, una coyuntura importante para la vida. “Pienso que el estudio debería ser el común denominador en la vida de las personas que quieren salir adelante, porque el estudio jamás decepciona, al contrario te da sueños, viajes, reconocimientos y las herramientas para trabajar por lo que queremos”, puntualizó el abogado Cepeda Llinás.

“La exigencia en la Uniatlántico es alta”

Hacer un buen papel y representar muy bien a la Universidad del Atlántico fue la meta que se fijó Manuel Mozo Gutiérrez, cuando empezó a prepararse para las Pruebas Saber-Pro.

Este estudiante de Ingeniería Química, de 25 años, que está trabajando la tesis para graduarse y continuar sus estudios de posgrado (maestría y doctorado), obtuvo 211 puntos (de 300) en las pruebas realizadas por el Icfes en noviembre de 2016.

Esta semana, el Ministerio de Educación Nacional le envió una medalla y un diploma para hacerle un reconocimiento por estar entre los mejores puntajes a nivel nacional.

Manuel Mozo Gutiérrez agradeció a los profesores y a la universidad por la preparación en su carrera profesional. Asegura que el resultado obtenido en la prueba es producto, además, del esfuerzo de los profesores que tienen un nivel de exigencia con los estudiantes, con el fin de prepararlos para enfrentar este tipo de retos.

“Los más difícil durante la carrera ha sido el nivel de exigencia, en la universidad la exigencia es alta porque los profesores nos orientaban más a ser autodidactas, para guiarnos hacia la investigación”, aseguró el estudiante universitario.

Los resultados es un orgullo y una muestra del trabajo duro que hacen tanto los profesores como los estudiantes.

Recordó que en desarrollo de la prueba se encontró con preguntas muy complicadas, pero también otras más fáciles. Sin embargo, en inglés obtuvo el mayor puntaje, 100 puntos de 100 posibles.

Durante su visita a EL HERALDO, Mozo Gutiérrez estuvo acompañado por su padre, el abogado Roberto Mozo, quien manifestó su orgullo por el deber cumplido.

“No esperaba un puntaje tan sobresaliente y ocupar el primer puesto en el país”

“El reconocimiento ha sido muy gratificante. Me da gusto que el trabajo duro de las personas se reconozca”, expresó ayer en dialogo con EL HERALDO David Duque Caro, el ingeniero civil que obtuvo el mejor puntaje (255) en el país en las pruebas Saber-Pro 2016.

Duque es barranquillero y egresado de la Universidad del Norte. No esperaba —dijo— ocupar el primer puesto en todo el país. Manifestó que asistió a los talleres que su universidad ofrece para estas pruebas y se preparó, pero más allá de eso “no esperaba un puntaje tan sobresaliente, solo hasta el día del evento de ‘La Noche de los Mejores’, que realizó el Ministerio de Educación, supe que había ocupado el primer lugar a nivel Nacional”. Consideró que la prueba que hizo en su momento no fue compleja y que por el contrario le pareció adecuada por el proceso educativo que se venía adelantando en su alma mater. “Yo siempre he pensado que esa prueba es más de aguante, porque por las horas con que cuenta se vuelve bastante tediosa”, aseveró.

Duque Caro fue un estudiante becado en la Universidad del Norte, debido a su resultado en las pruebas Saber 11°. Sacó uno de los mejores puntajes. “Gracias a Dios me fue bastante bien en los estudios y dentro del ámbito de mi carrera profesional me gustó mucho. Yo no estudiaba por obligación, sino porque realmente me gustaba”. Actualmente, Duque Caro trabaja en la reconstrucción de uno de los escenarios deportivos de la ciudad, el estadio de béisbol Édgar Rentería.

Su mayor sueño es seguir trabajando en obras de gran impacto para la sociedad, además de poder estudiar en el exterior (Alemania) o en la ciudad de Bogotá, un posgrado o una maestría en administración de la construcción. La reflexión final que hace Duque es que “la gente debe seguir esforzándose de verdad y pensar que pruebas como esta que realiza el Estado, le abre a uno mucho las puertas”.

ELHERALDO

Leave a Response