Luz Mary Guerrero estafó a su hermano y lavó dinero a través de Efecty: Fiscalía

Luz Mary Guerrero estafó a su hermano y lavó dinero a través de Efecty: Fiscalía

En exclusiva, SEMANA revela los correos que muestran la forma en que operaron las empresas colombianas y Mossack Fonseca.

En abril de 2016, el nombre de Luz Mary Guerrero apareció por primera vez en un correo,  asociado al escándalo del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca.

Según evidenció en su momento el consorcio internacional de periodistas de investigación -la organización que reveló este caso que a nivel mundial se conoció como los ‘Papeles de Panamá’- apareció un mail que involucraba a Luz Mary Guerrero.

El correo dirigido a “la asistente personal de Doña Luz Mary Guerrero” detallaba la operación de ‘refacturación’ ejecutada en mayo de 2011 por un valor de 1.250.000 dólares a nombre de la empresa Efecty. (Ver documento)

En otro documento interno de Mossack Fonseca en posesión de SEMANA, queda clara la estrategia empleada. En este, el ejecutivo Juan Esteban Arrellano escribió: “Sobre tu consulta, en definitiva que se puede! Eso es lo que nosotros llamamos “re-facturación del viejo estilo 🙂 (…) Recuerda que al ser esos ingresos de fuente extranjera en Panama no tiene que declararse ni pagan impuestos. En caso de que tu esta (sic) transacción se hubiese dado en el marco de un tratado para evitar doble tributación, si hubiera sido más difícil no mover el dinero y completar la transacción sin hacer contratos, gestionar certificados de domicilio fiscal, entregable etc.” (Ver documento)

Una vez que quedó exhibido que tenían esos activos sin declarar en el extranjero,las dirigentes de las compañías Efectivo Limitada y Circulante S.A. trataron de normalizarlos, aprovechando la ley que existe en Colombia para que los contribuyentes que poseen capitales o bienes fuera del país sin declarar puedan legalizarlos pagando una tarifa especial.

Sin embargo, lo que encontró luego la DIAN fue que este no era un mero caso de evasión de impuestos, sino que existían indicios suficientes para pensar que habían desarrollado una compleja red de lavado de activos que involucraba los delitos de falsas facturas y alteración de la contabilidad, entre otros, por lo que el asunto pasó a manos de la fiscalía.

La teoría del ente acusado presentada en la audiencia de imputación que tuvo lugar este viernes fue que la operación comprometió a personas muy cercanas a Mary Luz Guerrero, entre las que se encuentran la representante legal suplente de Servientrega, Sara Guavita Moreno, la contadora de ambas empresas, Marta Inés Moreno y del revisor fiscal Jorge Humberto Sánchez Amado.

Este grupo sería el que habría negociado con el representante legal de Mossack Fonseca en Colombia, Juan Esteban Arellano Rumazo, la estrategia de lavado de dinero que ‘tumbó’ a los socios de la empresa entre los que se encuentra el hermano de Luz Mary, Jesús Guerrero.

En este caso, explicó el fiscal, “las evidencias muestran que (los otros socios de las empresas) fueron víctimas, (…) asaltadas en su buena fé.” En su calidad de socios minoritarios no conocían las irregularidades que se gestaban en el seno de las compañìas, dijo.

Recomendamos: ¿Por qué capturaron a la representante legal de Efecty?

A grandes rasgos, la operación consistió en sacar dinero de la compañía a través de giros realizados a empresas fachadas por objetos que nunca se realizaron. En la práctica,el dinero nunca llegó a esas compañías, sino que se concentró en una única firma asociada a Mossack Fonseca ubicada en las Bahamas, la cual se encargó de generar falsas facturas para justificar los gastos. Después de retener su comisión, la compañía devolvió el dinero a cuentas de Luz Mary Guerrero ubicadas en Estados Unidos y Panamá. Esto les generó un incremento patrimonial a la vez que permitió reducir la tasa de imposición de la empresa en Colombia.

El hecho de que los socios no hayan estado al tanto de la situación es particularmente importante, si se tiene en cuenta que del delito inicial de estafa agravada imputado a la mayoría de los investigados se colegió el de lavado de activos que acarrea la mayor pena a la que pueden ser acreedores Mary Luz Guerrero y sus presuntos cómplices.

Para soportar su actuación, la fiscalía -apoyada en investigaciones de la DIAN- entrevistó a los hermanos Julio Guerrero Hernàndez y Rosa Helena Guerrero Hernández, quienes dijeron desconocer los actos realizados por la gerencia de la compañía.

En cuanto a la relación que mantenía con su hermana, Rosa Helena afirmó que no era “la mejor” porque había interpuesto “una demanda en su contra por el incumplimiento de un acuerdo de democratización de Servientrega”. 

La pelea familiar que arrancó en 2008 ha sido un capítulo oscuro de la novela que ocupó los titulares de los diarios del país durante varios años.

Por su parte, Jesús Guerrero afirmó en un comunicado haber cortado la comunicación con Luz Mary desde hace años. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *