La pelea de los hermanos Guerrero por la fortuna de Servientrega

La pelea de los hermanos Guerrero por la fortuna de Servientrega

En los años ochenta, Jesús Guerrero duró buscando por varios meses un socio para crear una empresa que un tiempo después registraría como Servientrega. Él apenas iba a cumplir la mayoría de edad. Nadie le creyó. Ni sus propios hermanos. Le dijo a Pury, a Carlos y le rogó a Luz Mary, pero ninguno le hizo caso. Pero él no se amilanó. Incluso, sin miedo procedió a renunciar a su trabajo en Trasportes Mesagros donde lo liquidaron con $32.000, un poco menos del sueldo mínimo de la época. Invirtió 15 mil pesos en la compra de cinco trajes de ejecutivo y en la Cámara y Comercio registró el nombre de su compañía que primero se iba a llamar Servieexpress, pero que finalmente se convirtió en  Servientrega. Carlos Flórez, un amigo suyo que era tipógrafo, le regaló 100 tarjetas de presentación color azul donde se leía: Servientrega / Jesús Guerrero – Representante / Transversal 57 # 1B – 08 / Barrio Galán / Bogotá.

Íngrimo, el viernes 12 de marzo de 1982 recogió un paquete en El Proveedor, el cual le habían encomendado debía ser entregado en Buenaventura. De modo que llamó a su amigo Cristo Daza que vivía en el puerto y le dijo: “Acabo de montar una empresa, le envié un paquete en un bus, esté pendiente para que me haga el favor de recogerlo y entregarlo en esta dirección”. Así empezó el negocio. A la semana siguiente vestido de paño, con tarjetas en mano visitó empresas como Baterías MacAlmacenar y otras de autopartes para informarles que era el representante de una multinacional que se encargaba de entregar sobres y paquetes en mucho menos tiempo que Flota La Macarena, pero que no solo llegaba a ciudades como Cali, Medellín, Barranquilla sino también a ciudades intermedias y fronterizas como Buenaventura, Cúcuta y Pasto. Le creyeron. Sin embargo, en las tardes él mismo era quien entraba a recoger los paquetes, decía que había mucho trabajo, que sus empleados andaban en otras zonas y que el compromiso era total. A renglón seguido se iba al terminal de transportes y enviaba las encomiendas en Flota La Macarena.

Cinco meses después visitó otra vez a su hermana Luz Mary quien se desempeñaba como secretaria de la empresa Palomar, cuando le estaba pidiendo de nuevo que trabajaran juntos y ella se preparaba para decirle que no, salió el jefe de ésta, Nelson Hernández, y le dijo: “Si quiere yo también me meto con ustedes”. Ante la escena, a regañadientes Luz Mary aceptó. Jesús siguió caminando y consiguió que Julio Roberto Moreno, propietario de transportes El Proveedor, fuera su socio capitalista. En escritura pública el 29 de noviembre de 1982, registraron la compañía. Como Jesús Guerrero ya había invertido $17.000 en la puesta en marcha de Servientrega, quedó con el 33%; de modo que Moreno puso otros 17 mil pesos y también quedó con otro 33%; mientras que, por ponerse a disposición tiempo completo, Luz Mary Guerrero fue registrada con el 33% restante.

Int 1

Jesús Guerrero en su primera oficina, una casa alquilada en el barrio Galán de Bogotá

Luz Mary se puso el overol desde el primer día. De hecho, ese primer mes de trabajo las ventas llegaron casi a los veinte mil pesos. Pero no pasó mucho tiempo y aunque la empresa iba bien, Moreno decidió venderle su participación a los hermanos Guerrero por $150.000, asegurando que aquella sociedad no era de su interés. Así las cosas Jesús y Luz Mary quedaron cada uno con el 50% de Servientrega.

En menos de diez años de una casa alquilada en el barrio Galán pasaron a arrendar cinco; de pagar a cuotas un Renault 4 lograron tener treinta carros; y de contratar a 20 empleados pasaron a tener más de 200. En los años noventa, cuando los otros hermanos vieron que el negocio era tan próspero como les había prometido ‘El Chino’, como siempre han llamado a Jesús, también empezaron a vincularse: Eugenio fue el primero cuando compró tres camionetas en Medellín y las puso a disposición de la compañía En seguida entraron Carlos, Pury y Edelmira. Entrando el nuevo milenio Servientrega ya aparecía como referencia en las revistas de negocios, tenía sedes en más de mil municipios de toda Colombia y sus dos dueños hasta pensaban comprar un par de aviones de carga para no subcontratar con aerolíneas privadas. Fue entonces cuando el patriarca de la familia, don Concepción Guerrero, reunió a Jesús y a Luz Mary para pedirles una ofrenda: regalarle algunos puntos de sus acciones a los otros hermanos que tras llegar a Servientega demostraron compromiso y empeño. Pero ahí empezó la división.

Cuenta Jesús Guerrero que ese mismo día le prometió a su papá que con gusto le cedería cinco puntos a su hermano Eugenio, quien se los merecía. Por el otro lado, Luz Mary agachó la cabeza y se comprometió en hacer lo mismo con su hermana Rosa. Afirma Jesús, sin embargo, que después de dilatar por bastante tiempo la cesión de las acciones, su hermana y socia Luz Mary Guerrero no acudió a la cita en la Notaría y cuando la llamaron solo atinó a decir que ella no había prometido nada, que no había hecho ningún acuerdo con su padre, quien por esos días acababa de morir. Jesús cumplió y quedó con el 45%, su hermano Eugenio con el 5% y Luz Mary Guerrero quedó como socia mayoritaria con el cincuenta por ciento de Servientrega. De igual manera, como quien había tomado las decisiones desde la presidencia hasta ese momento era ‘El Chino’, éste había logrado que sus otros hermanos llegarán a buenos cargos: nombró a Purificación Guerrero, en la gerencia administrativa y financiera; a Carlos Guerrero como gerente de la zona de los Santanderes; a Rosa Guerrero, como gerente de la zona occidente; y a Eugenio Guerrero, gerente de la zona Antioquia.

Int 2

Los hermanos guerrero pasaron de tener un Renault 4 a dos aviones de Carga y más de 2200 vehículos.

Con cierta cosquilla en su pecho la familia siguió adelante. Tanto, que la compañía llegó a los 10 mil empleados directos e indirectos en Colombia, y 20 mil colaboradores más, repartidos en cinco países; Pasaron de un Renault 4 a tener dos aviones de carga y 2200 vehículos, entre tractomulas, camiones y furgones; de despachar en una casa en el barrio Galán hoy cuentan con edificios propios y más de tres mil centros de soluciones; de enviar apenas 350 encargos en 1982, han llegado a más de 120.000 envíos anuales, de generar $19.000 mensuales han logrado ingresos por más de 500.000 millones de pesos por año; y la no despreciable suma de más de 25.000 millones de pesos de utilidades netas anuales.

Aunque no se quedaron solo allí. En estas tres décadas fundaron 39 empresas más, de las cuales 14 son sociedades y el resto consorcios externos. No obstante, a más prosperidad económica más problemas familiares. Todo indica, según los testimonios de varios de los 11 hermanos Guerrero, que la luz pasó a ser oscuridad. En el año 2008, cuando Luz Mary obtuvo la mayoría de las acciones en Servientrega, desplazó de la presidencia a su hermano Jesús, el creador de la compañía; cuentan que también despidió a su hermana Lidia, jefe de compras; que siguió con  Eugenio en la gerencia de la seccional Antioquía; y lo mismo le ocurrió a Carlos Guerrero en la gerencia  de la zona norte; además, que en menos de cinco años procedió a terminar los contratos de más de 245 personas que llevaban en la compañía entre 15 y 25 años de servicio.

Pero el mensaje que rebozó el buzón, fue el día que Luz Mary despidió a su hermana María Eugenia Guerrero de la presidencia de Efecty. Esta empresa había nacido en el año 1998, los dos dueños de Servientrega se dieron cuenta que la gente estaba enviando dinero en los sobres y paquetes que pasaban por su compañía. Muchas veces los dineros desaparecían, entonces el olfato se  encendió y montaron una nueva unidad de negocio que se encargaba de realizar giros y remesas a nivel nacional. Ninguno pensó que esta idea iba a desbordar sus cabezas en números que solo arrojaban positivos. De hecho, aseguran los hermanos, María Eugenia había recibido nueve años atrás a la empresa facturando mil millones de pesos y la entregó con movimientos anuales por encima de los 400 mil millones, por lo que no entendían su despido. Incluso, cuando todo era armonía en la familia Guerrero Hernández, los dos millonarios llamaron a sus hermanos para incluirlos en las acciones de Efecty. Así las cosas a María Eugenia le dieron el 5% y la presidencia; a Pury, la hermana más querida de ‘El Chino’, el 7%; a Carlos el 5%; y a Rosa otro 5%. Por lo tanto, Luz Mary y Jesús se repartieron el 78% restante, quedando cada uno con acciones iguales del 39 por ciento.

Interior 3

Efecty Circulante, según Jesús Guerrero, factura más de 400.000 millones de pesos al año

Pero la madeja nació enredada. En los documentos legales no quedó como había sido pactada en palabras de honor la repartición de cada hermano. Un traspiés empresarial de Jesús en el año 1992 cambiaría las cosas. Con el fin de diversificarse adquirió una deuda de $600 millones para formar parte del proyecto Corporación Santa Matílde. No pudo cumplir con sus obligaciones y presentó un retraso de tres meses consecutivos que lo llevaron a terminar con los bienes embargados. Con el fin de proteger la recién nacida Efecty y en un acto de confianza con su hermana Luz Mary, Jesús en 1998 escrituró a nombre de ella su participación accionaria. “China, apenas salga del embargo me devuelve las acciones de Efecty Circulante”, le dijo, sin pensar en que algo entre ellos dos podría fallar. Superado el impasse del embargo, cuatro años más tarde, por delicadeza cuenta ‘El Chino’, no le pidió a su hermana arreglar notarialmente la composición accionaria.

Jesús no tuvo premura porque nunca dejó de recibir durante catorce años las utilidades anuales con lo cual se confirmaba que su participación estaba en regla. Fue la actitud de su hermana frente a los trabajadores de la empresa cuando los empezó a despedir lo que lo precipitó a buscar poner las cosas en orden. Algo andaba mal.

Así mismo, en el año 2007, Jesús y Luz Mary habían llegado a Perú con la idea de expandir  Servientrega. Allá consiguieron un socio local con el que montaron la compañía Red Verde Perú SAC con la siguiente estructura: un 45% para la empresa Savar Agentes de Aduanas, cuyos propietarios son María Acosta Saavedra y Jorge Luis Acosta Saavedra; Un 27,5% para Lince Holding Corporation, cuyo propietario es Jesús Guerrero Hernández; Y un 27,5% para Solution Assets Corporation, cuyos propietarios son los esposos Manuel Rodríguez Mendoza y Luz Mary Guerrero Hernández.

Int 3

Los dos hermanos Guerrero han sido merecederes de varios premios a nivel mundial por su proyección y generar miles de empleos

No obstante, esta sociedad traería otra tormenta. Jesús Guerrero se enteró que su cuñado Manuel y su hermana Luz Mary habrían realizado una “junta universal de accionistas de Red verde Peru SAC, el 18 de agosto del año 2008”, donde los dueños de Savar pusieron en venta la totalidad de sus acciones, como consta en la denuncia que interpuso con fecha de 8 de junio del año 2011. El problema radicó cuando, según Jesús, su cuñado Manuel presentó un poder falso para representarlo, advirtiendo que la empresa Lince Holding Corporation renunciaba a la adquisición de las acciones que ponía en venta Savar Agentes de Aduana SA., de tal suerte que estas fueron vendidas a un tercero; es decir, a la empresa Imagine Nerwork INC, representada por Omar Cárdenas Martínez, por un valor neto de 237 mil dólares.

La denuncia prosperó al punto que a Manuel Rodríguez Mendoza y a Luz Mary Guerrero les tocó presentarse durante un año, en periodos de cada dos meses, para firmar libros de asistencia como reos ausentes y después pagar una fianza para no tener que estar en el trabajo de viajar en cada citación. Jesús Guerrero ha ganado el pleito en todos los estadios, al punto que el caso judicial ya llegó a la Corte Suprema del Perú, última instancia jurídica.

Hoy la familia está dividida. Jesús en entrevista con Julio Sánchez Cristo en La W Radio, al aire le pidió a Luz Mary que reintegre a los hermanos expulsados de las compañías; también le solicita que le regrese las acciones de Efecty Circulante, y por ahí mismo que se le cancele más de 107 mil millones de pesos de las utilidades que le dejaron de pagar durante estos últimos tres años. Dice que en Perú también le rogó que aceptaran el error de haberlo suplantado y que concilien negociando las acciones que no le dejaron comprar. Luz Mary aún no se decide a actuar. Cuentan los hermanos que tras la pelea por estos miles de millones de pesos, Luz Mary no volvió a ir a las reuniones familiares. Ha denunciado a su hermano en 18 ocasiones ante la Súper Intendencia de Industria y Comercio y ante el Consejo de Estado, por la creación de la empresa RedServi, que a su modo de ver es un remedo de Servientrega.

Portada 2

Ha pasado bastante tiempo desde que la persona que se inventó Servientrega no tiene oficina en su propia compañía. Advierte que cuando visita las dependencias centrales, su hermana ha dado órdenes expresas para que alguna de sus asistentes, Angie, Sara o Yolanda, lo sigan y estén pendientes de ver con quién se reúne, con quién habla, de qué habla y hasta cuánto tiempo se demora. Cuentan que  Flor Inés, Eugenio, Carlos, Rosa, Lidia, María Eugenia y Edelmira están a favor de ‘el Chino’. Incluso, que Pury, quien murió hace un año, le advirtió del terremoto que se venía para tirar todo al piso.

Tal parece que ‘El Chino’, en pocos días iniciará ante la justicia colombiana un nuevo pleito jurídico por sus acciones en Efecty. Dice que desde hace tres años tiene engavetada la demanda, pero que ha esperado con paciencia que su hermana recapacite. Por estos día Jesús desde su oficina, viendo las fotos con sus hermanos, pensando en qué hacer.

Mientras tanto, Luz Mary quien se viste casi siempre de Carolina Herrera y Dior, sigue dirigiendo  ServientregaEfectyTotalsegurosRed Interactiva, entre otras, además de ser la representante por Colombia en la alianza Latino – Árabe en Abu Dhabi. Ante tanto trabajo y tantos número rondando su cabeza, cuentan que Luz Mary pone su paz en manos del Centro Holístico, una empresa de medicina alternativa que Servientregatambién financia.

FUENTE LAS 2 ORILLAS

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *